El Cáceres tira de coraje y fortaleza mental

Escrito por el 15 de enero de 2022

Por: Newsdesk

23 días después de su último partido oficial y mermado en sus filas por las obligadas ausencias de Manu Rodríguez y Ben Mbala, el Cáceres logró realizar este viernes en el Multiusos ante el Valladolid la cuadratura del círculo. En un encuentro que pudo torcerse de manera definitiva en el tercer cuarto, cuando los verdinegros desperdiciaron una ventaja de 17 puntos tras la descalificante de Mateo Díaz, los extremeños acabaron firmando su cuarta victoria consecutiva (86-80) para afianzarse en puestos de playoff de ascenso a la ACB.

En esta victoria cacereña tuvo mucho que ver el coraje y la fortaleza mental de un grupo en el que los hombres de la rotación supieron dar el do de pecho para compensar la teórica supremacía visitante en cuanto al fondo de armario.

Con un cinco inicial de circunstancias y titularidad para Carlos Toledo y Julen Olaizola, el Cáceres gozó de unos primeros minutos de inspiración en la faceta ofensiva. El Valladoldid, por su parte, se aferraba al buen hacer de Pippen en la pintura para impedir que los verdinegros pusiesen tierra de por medio a las primeras de cambio. No obstante, un triple de Carlos Toledo dio a los locales una ventaja de cinco puntos (15-10) mediado el primer cuarto.

86
Cáceres

Jorge Sanz (0), Schmidt (13), Carlos Toledo (14), Dukan (18) y Olaizola (12) -cinco inicial- Chacón (0), Mateo Díaz (6), Jaume Lobo (13), Fofana (5) y Romaric (5).

80
valladolid

Wintering (27), Puidet (5), García-Abril (0), Kuiper (10) y Pippen (14) -cinco inicial- Sylvester Berg (7), Geks (13), Pantzar (2), Raffington (0) y De la Fuente (2).

  • Marcador:
    26-22, 47-37 (descanso), 63-63 y 86-80 (final).

  • Árbitros:
    Bravo Loroño, Hurtado Almansa y Benavente Parra. Eliminaron con descalificante a Mateo Díaz, del Cáceres, mediado el tercer cuarto. Asimismo, a Jorge Sanz, en los locales, y a Pippen, en los visitantes, por cinco faltas personales.

  • Incidencias:
    Alrededor de 600 espectadores en el Multiusos.

Con la entrada de Fofana a en la recta final del primer cuarto, Roberto Blanco se vio obligado a tirar de la cantera para hacer la rotación lo más larga posible. El júnior maliense respondió con creces merced a sus cinco puntos y un rebote en estos dos últimos minutos del cuarto. Todo ello para llegar al 26-22.

Romaric dio impulso al Cáceres al inicio de un segundo cuarto en el que protagonizó dos jugadas productivas de forma consecutiva. En zona defensiva, el Cáceres ajustó lo suficiente como para dificultar la fluidez de un Valladolid al que por momentos le costaba encontrar buenas situaciones de tiro.

Olaizola, en una de sus mejores puestas en escena con la camiseta del Cáceres, también tiró del carro verdinegro con buenos movimientos en la zona visitante. Fue Dukan quien otorgó al Cáceres por primera vez la ventaja psicológica de los 10 puntos (40-30) tras dos certeros tiros libres. Mateo Díaz, muy enchufado, protagonizó excelentes acciones en defensa para beneficio de un Cáceres que rubricó sus mejores sensaciones en el electrónico con un postrero triple de Devin Schmidt para llegar al tiempo de descanso con un cómodo aunque aún no definitivo 47-37.

Obligado a dar un paso al frente, el Valladolid de los ex verdinegros Jordy Kuiper y Sylvester Berg volvió a encomendarse a Pippen tras su paso por los vestuarios. No obstante, fue el Cáceres quien protagonizó un nuevo golpe encima de la mesa con un parcial de 9-2 para obtener 17 puntos de ventaja (56-39) en los tres primeros minutos del tercer cuarto.

Cuando mejor pintaban las cosas para el equipo extremeño, un parcial de 0-5 para los visitantes y una consecutiva falta técnica descalificante para Mateo Díaz sirvieron para meter al Valladolid del lleno en el partido (56-45). Este hecho supuso todo un punto de inflexión en el partido, hasta el punto de que los vallisoletanos lograron recortar distancias en un abrir y cerrar de ojos hasta los tres puntos (56-53). Por si fuese poco, Carlos Toledo cayó lesionado en la recta final del tercer cuarto para dibujar más nubarrones en el horizonte del Cáceres. Afortunadamente, en la recta final del último cuarto volvería a salir a escena. Mientras, al son de Wintering, el Valladolid logró empatar el partido (63-63) a falta de los últimos 10 minutos.

Con todo por decidir, el Valladolid quiso hacer valer su mayor fondo de armario ante un mermado Cáceres que golpeó primero por mediación de Dukan. La cuarta falta de Jorge Sanz forzada por el incombustible Wintering complicó aún más la contienda para el equipo del Multiusos.

Con nervios ostensibles por parte de ambos equipos, la reaparición de Carlos Toledo en el Cáceres fue a lo grande con un tres más uno que dio oxígeno a los suyos (72-67) a poco más de cuatro minutos y medio para llegar al final. A renglón seguido, Dukan puso sus galones sobre el parqué para dar vida al Cáceres (77-70). Schmidt también quiso ser partícipe de la gesta con un triple que dio 10 puntos de ventaja a los verdinegros a falta de poco más de tres minutos.

Con un Valladolid que volvió a obturarse en ataque, poco importó ya la quinta falta personal de Jorge Sanz para un Cáceres que, pese a la insistencia del visitante Wintering, acabó firmando una opípara victoria por 86-80. Los verdinegros, con ocho triunfos y seis derrotas, se consolidan en la zona noble de la tabla.


Canción actual

Título

Artista

Background
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! Te damos la bienvenida a Manantial Stereo 99.5 FM. Es un placer saludarte ¿Cuéntanos como podemos ayudarte?