General ruso que lideró atrocidades en Siria ordenó ataques con bombas de racimo en Ucrania

Escrito por el 13 de mayo de 2022

Járkiv, Ucrania (CNN) — Mientras buscaba agua potable para su familia en una tarde soleada pero fría a fines de febrero, Margarita Kiriukhina trataba de ignorar los estruendos y golpes de los bombardeos rusos cerca de ella.

En la fila, con dos termos en la mano, trató de aligerar el ambiente, bromeando con sus vecinos mientras esperaban su turno en el dispensador de agua. A pesar de los horrores que sucedieron en su ciudad después de que Rusia invadió Ucrania, hacían fila de manera ordenada.

De repente, Kiriukhina escuchó un silbido en lo alto. Después de vislumbrar algo con el rabillo del ojo, gritó a todos que se agacharan. La fila rápidamente quedó llena de sangre, el aire se llenó de gritos.

Comandante ruso

Un cohete de racimo Smerch cayó en un auto en Járkiv, Ucrania.

Moscú acababa de lanzar uno de sus notorios cohetes de racimo Smerch de 300 mm, un proyectil que libera 72 submuniciones en un área del tamaño de un campo de fútbol y con ello golpeó a Kiriukhina y sus vecinos.

El torrente de metralla le cortó la pierna, la mano y la frente a Kiriukhina. Un hombre que estaba cerca perdió dos de sus dedos.

“Pude sentir que mi pierna y mi cadera se rompieron. Me golpearon el brazo y no podía sentir mi cabeza”, dijo Kiriukhina a CNN.

La mujer de 56 años fue llevada al hospital en una carretilla y estuvo hospitalizada durante diez días.

Un video subido a las redes sociales mostraba a una mujer poniendo cara de valiente mientras le sangraba la pierna. Un pie cercenado yacía a un par de metros de distancia. Otra mujer hizo un torniquete con un collar de perro, sin remedio, tratando de salvar a la mujer herida, según el testimonio de un testigo presencial.

Margarita Kiriukhina estuvo hospitalizada durante 10 días después de que resultó herida en un ataque con municiones en racimo ruso en Járkiv.

No fueron los únicos cohetes Smerch disparados contra Járkiv durante un período clave de 48 horas a fines de febrero, mientras las tropas rusas luchaban para apoderarse de la ciudad de manos de las fuerzas ucranianas. Y Ucrania no es el primer campo de batalla donde las fuerzas rusas han desplegado municiones de racimo con efectos devastadores contra la población civil.

Para los sobrevivientes de la guerra civil de Siria, que dura años, las escenas en Járkiv se hacen eco de innumerables otras realizadas por Rusia después de que intervino para ayudar al presidente Bashar al-Assad en 2015.

A través del análisis de imágenes satelitales en colaboración con el Centro para la Resiliencia de la Información (CIR) e investigaciones sobre el terreno, CNN identificó a la brigada de artillería de cohetes que lanzó el ataque con municiones de racimo en distritos residenciales de la segunda ciudad de Ucrania el día que atacaron a Kiriukhina y sus vecinos. Esa brigada informa directamente al mismo líder militar, el coronel general Alexander Zhuravlyov, quien supervisó uno de los capítulos más brutales de la guerra de Siria.

CNN rastreó 11 cohetes Smerch que aterrizaron en Járkiv el 27 y 28 de febrero hasta la 79ª Brigada de Artillería de Cohetes de Rusia, con base en la región rusa de Belgorod.

Esa brigada informa directamente al liderazgo del Distrito Militar Occidental (WMD) del Ejército ruso, uno de los cinco distritos militares del Ejército ruso, con base en la parte occidental de ese país.

Múltiples expertos militares le dijeron a CNN que Zhuravlyov, el equivalente ruso de un comandante de teatro de operaciones en el Ejército de EE.UU., es el único oficial con autoridad para ordenar un ataque con cohetes Smerch en su distrito. Como arma de alto valor, necesita aprobación de alto nivel.

El Kremlin y el Ministerio de Defensa ruso no han respondido a la solicitud de comentarios de CNN.

Mira cómo un misil impacta un edificio de gobierno en Mikolayv 0:39

Las lecciones aprendidas de Siria

Alexander Zhuravlyov, de 57 años, fue comisionado como oficial soviético en la década de 1980 cuando sirvió en la antigua Checoslovaquia con un grupo de fuerzas rusas. Después del colapso de la URSS, regresó a Rusia, sirviendo inicialmente con unidades de tanques.

Desplegado en Siria tres veces, se convirtió por primera vez en el comandante de las tropas rusas en el país durante su segundo período en julio de 2016. Antes de asumir el cargo, Moscú estaba inmerso en una lucha sangrienta para capturar el este de Alepo controlado por los rebeldes, haciendo avances constantes contra la oposición armada.

El liderazgo de Zhuravlyov catalizó el asalto al este de Alepo. Después de que tomó las riendas, el Ejército ruso intensificó rápidamente sus ataques en el territorio controlado por los rebeldes y completó el asedio de la ciudad densamente poblada, y exigió un gran número de muertos y puso en marcha una táctica que ha definido la intervención de Rusia en Siria: sitiar, matar de hambre, bombardear y aplastar hasta la sumisión.

Su período de mando también vio un aumento dramático en los ataques documentados con municiones en racimo en Alepo.

Según el Centro de Documentación de Violaciones, que documenta las violaciones de derechos humanos en Siria, las municiones en racimo se usaron 137 veces en Alepo entre el 10 de septiembre y el 10 de octubre de 2016, un aumento del 791% en el número promedio de ataques con municiones en racimo en los ocho meses anteriores.

En 2015, el Ministerio de Defensa de Rusia negó el uso de municiones de racimo en Siria.

Fue una escalada sobre la cual los grupos de ayuda trataron de llamar la atención del mundo. En ese momento, la entonces directora de Save the Children en Siria, Sonia Khush, dijo en un comunicado: «hay niños pequeños con extremidades recién amputadas o con bolsas de balines incrustados en el tejido muscular debido al uso de estas armas espantosas e indiscriminadas».

Video de dron: ucranianos fulminan vehículos militares rusos en Járkiv 0:39

En Járkiv, CNN habló con decenas de testigos oculares en varios de los barrios atacados por 11 ataques con cohetes Smerch que ocurrieron el 27 y 28 de febrero.

Recordaron la muerte y destrucción que las bombas de racimo causaron en su ciudad. Las calles estaban cubiertas de heridos, autos en llamas y vidrios rotos. Un testigo presencial dijo que hasta una docena de personas resultaron heridas solo en su edificio de apartamentos en un solo ataque con cohetes Smerch.

«No sé qué era exactamente, pero estaba por todo el distrito. Estos pequeños fragmentos que explotan y esparcen metralla peligrosa por todas partes», dijo Yuriy Braiko, analista de programas de TI que vive en Járkiv. «Crean una gran cantidad de metralla diminuta que se mete en varios lugares, ventanas y personas».

Los restos de cohetes vistos en Járkiv por CNN y las marcas de quemaduras dejadas por los proyectiles revelaron la dirección entrante del ataque, que CNN rastreó hasta la región rusa de Belgorod, cerca de la frontera con Ucrania.

CNN visitó un sitio donde funcionarios ucranianos habían recolectado grandes pilas de municiones detonadas y sin detonar. Mark Hiznay, un experto en armas y director asociado de armas de Human Rights Watch, revisó las imágenes del sitio y dijo que las fotografías indicaban que los ataques con municiones en racimo habían ocurrido a una escala que no se había visto en años.

«Se utilizan muchas municiones en racimo en una escala que probablemente fue más allá de lo que vimos en el sur del Líbano en 2006», dijo Hiznay, refiriéndose a la guerra de 2006 entre el Líbano e Israel, durante la cual el Ejército israelí arrojó unos 4 millones submuniciones en el sur del Líbano, según Naciones Unidas.

«No es como las películas en las que ves el misil antes de que caiga la bomba. De repente tienes 72 submuniciones que detonan en un campo de fútbol», dijo Hiznay. «Así que es por eso que las personas son literalmente cortadas a mitad por estas cosas. No tienes muchas quemaduras. No tienes lesiones por explosión. Es solo una fragmentación desagradable y sangrienta».

Las bombas de racimo están prohibidas en virtud de un tratado internacional, la Convención sobre Municiones de Racimo de 2010, que prohíbe el uso, la transferencia, la producción y el almacenamiento de las armas. El tratado cita la falla de muchas submuniciones para explotar al impactar, dejando municiones peligrosas en campos y áreas urbanas que podrían matar o mutilar a las personas. Rusia, Ucrania, Estados Unidos e Israel se encuentran entre los países que no son signatarios del tratado.

¿Cómo funcionan las bombas de racimo y armas termobáricas? 2:44

Pero un ataque de cualquier tipo que ataque indiscriminadamente a civiles, como revela la investigación sobre el terreno de CNN que ocurrió el 27 y 28 de febrero, parecería ser un crimen de guerra, según varios expertos entrevistados.

«Los asesinatos extrajudiciales y el bombardeo de la población civil, que no es una necesidad militar ni proporcional a la amenaza que enfrentan, están en contra de las Convenciones de Ginebra», dijo Philip Wasielewski, miembro del Instituto de Investigación de Política Exterior.

«Y con base en el estándar de responsabilidad de mando de las Convenciones de Ginebra, el general (Zhuravlyov) es tan culpable como cualquier otra persona en su cadena de mando».

«Las heridas son las mismas» tanto en Rusia como en Siria

Un médico que trató a los heridos de guerra en ambos conflictos ha quedado impresionado por las similitudes. La gente llegaba al hospital de Járkiv llena de metralla, daños en la piel y los músculos, amputaciones, fracturas abiertas y traumatismo craneoencefálico.

El cirujano ortopédico sirio-estadounidense Dr. Samer Attar, quien trabajó en Alepo mientras las fuerzas de Zhuravlyov sitiaban la ciudad, viajó a Ucrania desde su ciudad natal de Chicago con la esperanza de ayudar a los médicos ucranianos a lidiar con la marea desconocida de heridos de guerra traumatizados.

El Dr. Samer Attar trató heridas de municiones en racimo en el este de Alepo y viajó a Ucrania para tratar a los heridos en Járkiv. “Las heridas son las mismas”, le dijo a CNN.

Attar describió las heridas que trató en Járkiv y las que vio en Alepo en 2016 como «las mismas».

«Puedes escuchar las sirenas de ataque aéreo, pero todos aquí han aprendido a permanecer quietos y firmes y continuar», dijo. «Nunca se detienen allá afuera y tampoco aquí haciendo su trabajo».

En diciembre de 2016, los rebeldes que estaban escondidos en el este de Alepo finalmente se rindieron y el gobierno sirio y las fuerzas rusas recuperaron el territorio.

Una calle en el barrio de Salihin de Alepo, controlado por los rebeldes, está llena de escombros el 11 de septiembre de 2016, después de que Rusia atacara la zona residencial con bombas de racimo.

Con el final de la batalla de Alepo, Zhuravlyov dejó el timón del ejército ruso en Siria y regresó a Rusia. Recibió los más altos honores otorgados a un oficial ruso: el Héroe de la Federación Rusa.

Fue ascendido dos veces al año siguiente y se convirtió en comandante del Distrito Militar Occidental, la misma división que sembró la muerte y la destrucción en Járkiv y otras partes de Ucrania, poco después de su tercera etapa en Siria en 2018.

«Los resultados de Zhuravlyov alcanzados en Siria eran exactamente lo que querían los rusos, de ahí su recompensa con la medalla principal y los puestos más importantes que uno puede obtener», dijo el experto militar ruso Wasielewski. «Es lo que dijo Napoleón: ‘la recompensa de un general no es una tienda más grande sino un comando más grande'».

Zhuravlyov dijo más tarde en una entrevista que Siria le había enseñado el valor del «ingenio militar» y que las lecciones aprendidas allí fueron siendo integradas como un «componente orgánico» de todo el entrenamiento militar ruso.

Vladimir Putin le da la mano a Zhuravlyov en el Kremlin de Moscú el 23 de marzo de 2017.

Otro general ruso que sirvió en Siria junto con Zhuravlyov, el teniente general Aleksei Zavizion, fue nombrado adjunto de Zhuravlyov en el Distrito Militar Occidental el mismo mes en que Zhuravlyov asumió su cargo actual. Solo un año antes, Zavizion supuestamente había liderado un grupo de combatientes separatistas después de que arrebataron territorio a las fuerzas del gobierno ucraniano en la región de Donbás, más al este del país, según la inteligencia militar de Ucrania.

La inteligencia militar de Ucrania también acusa a Zavizion de estar detrás de los ataques del sistema de cohetes de lanzamiento múltiple (MLRS) contra áreas civiles en la región de Donbás. En 2017, Ucrania acusó a Zavizion de presuntos crímenes de guerra.

CNN comparó sus hallazgos sobre los dos generales rusos con la inteligencia militar de Ucrania, quienes confirmaron que acusaron a los hombres de ser responsables de aparentes crímenes contra civiles en Járkiv y en otros lugares.

Ni Zhuravlyov ni Zavizion han sido sancionados por la comunidad internacional.

“El coronel general Alexander Zhuravlyov debería haber sido sancionado por sus acciones en Siria”, dijo a CNN un destacado abogado de derechos humanos del bufete de abogados Payne Hicks Beach, Matthew Ingham. «Es una pena que no haya una respuesta más fuerte a los presuntos crímenes de guerra en esa etapa, porque eso puede haber afectado los cálculos estratégicos de Putin en Ucrania desde el principio».

En tanto, mientras la invasión de Rusia continúa en su tercer mes y la ofensiva en el este del país se intensifica, las bombas llueven sobre Járkiv y en gran parte de la ciudad sus habitantes se han marchado.

Se han demolido las fachadas de muchos edificios de apartamentos. Los residentes que quedan han sido conducidos bajo tierra a campamentos en expansión en el sistema de metro de la ciudad.

Después de recuperarse del ataque con cohetes Smerch del 28 de febrero, Kiriukhina huyó de Járkiv, con la esperanza de borrar las escenas de la «película de terror» de su mente.

Ahora, cuando está en público, usa una boina para ocultar las cicatrices de sus heridas.

«Estaba de buen humor. El clima era agradable. El sol brillaba. Nadie hubiera pensado que tal horror se abalanzaría en solo unos segundos», dijo.

«Desde el fondo de nuestros corazones y almas deseamos un castigo por estos crímenes. De alguna manera prevalecerá la justicia. Pero probablemente no pronto», puntualizó.

Melissa Velásquez Loaiza
Por:CNN Español


Canción actual

Título

Artista

Background
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! Te damos la bienvenida a Manantial Stereo 99.5 FM. Es un placer saludarte ¿Cuéntanos como podemos ayudarte?