Morgan: «Casi todo lo que hacemos es por vivir experiencias increíbles»

Escrito por el 15 de octubre de 2021

Por: Hoy Hoy

Morgan ha crecido. Desde que un par de amigos se juntaron a hacer canciones allá por 2012, han pasado tres discos de estudio, un directo, han cambiado de bajista, se han ido a grabar a otro país y se han convertido en una de las bandas más sólidas y respetadas del panorama nacional. Es lo que tiene la calidad. Que atrae. Pero ese grupo de amigos sigue manteniendo la curiosidad, la sorpresa y el agradecimiento por todo lo vivido y todo lo que venga.

Nina de Juan, Paco López, Ekain Elorza y David Schulthess estrenan este viernes ‘The River and The Stone’, una suerte de diez canciones que además de encandilar, sorprenderán. Hablamos con el guitarrista y compositor de la banda en esta jornada señalada.

– ‘The River and The Stone’ está en la calle desde este viernes. ¿Cómo se sienten?

– Imagínate… Se hace larguísima la espera hasta que sale por fin. Ten en cuenta que lo grabamos en febrero de este año y estos meses, que sabemos que una vez que empiece, ya llegarán los conciertos y el tipo de vida que nos gusta, pero nunca habíamos estado tanto tiempo parado, así que estamos muy emocionados y muy ansiosos.

– ¿Ha sido un tiempo más largo porque han decidido esperar cuando pasara el huracán de la pandemia?

– Los planes al principio eran sacar el disco antes, pero queríamos esperar a poder dar los conciertos más o menos bien, con aforos y en condiciones para disfrutar. Pensábamos que para estas alturas estaría todo un poco más normalizado, pero aún hay incertidumbre. Aún así, sí hemos esperado un poco y nos hemos adaptado a las circunstancias.

– En este sentido, toda la crisis que han sufrido otras bandas, les ha pillado trabajando en el estudio y sin tener que cancelar gira

– Tuvimos mucha suerte porque terminamos en febrero de 2020, días antes del confinamiento. En comparación con otras bandas, que les pilló durante o justo durante la gira, eso fue una tragedia porque realmente te quedas sin trabajo. Si nos llega a pillar en noviembre del 2019, pues nos hace un roto que no sé cómo hubiésemos sobrevivido a eso.

«Todos sentimos lo afortunados que somos»

– Sin embargo, el universo y la agenda tenían otros planes que les llevó a trabajar en estas nuevas canciones y concretamente, a Francia, a los estudios Le Manoir. ¿Por qué allí?

– Nos juntamos para este disco con el productor Campi Campón y él tenía algunas ideas sobre estudios y una de ellas era este, que nos gustaba mucho porque es estudio residencia; duermes y haces vida ahí. Eso mola mucho porque esos quince días estás plenamente concentrado. Te levantas, te tomas un café y tienes la puerta del estudio al lado y eso es una maravilla, la verdad. Esa fue una de las razones y lo agradecimos porque fue una experiencia brutal.

– Si mira hacia atrás, ¿se planteaba hace siete años estar dando vueltas a qué estudio elegir o pasar quince días trabajando solo en ello?

– ¡Ni lo del estudio ni nada de lo que nos ha pasado hasta ahora! Si me lo cuentas, digo ¿de qué estás hablando?. Siempre tienes un poquito la esperanza de poder dedicarte a esto y vivir de ello, pero nunca sabes cómo puede suceder. Y nosotros, creo que todos sentimos lo afortunados que somos. No entendemos como ha sucedido esta oportunidad, por ejemplo, y sin embargo está sucediendo. Lo gozamos mientras dure y cuando se acabe, pues me muero tranquilo porque hemos hecho algo que nos gusta mucho.

– Ha mencionado a Campi Campón. ¿Por qué lo eligen como productor y qué ha aportado al resultado final?

– Conocíamos las cosas que había hecho y nos gustaba. Si hacemos quince discos en nuestra carrera nos gustaría trabajar con 10 productores. Lo que te aporta cada uno y las cosas que te pueden enseñar y ofrecer es distinto. Es una oportunidad muy interesante. Se lo pusimos difícil, porque estuvimos mucho tiempo encerrados, trabajando en los temas y cuando llegó, no es que fuera una idea a guitarra y voz, es que teníamos un trabajo de seis meses hecho y él lo condujo muy bien y se adaptó al trabajo avanzado.

«Hemos llegado a un punto snuevo en nuestro sonido y nuestra forma de hacer temas, pero de forma natural»

– ¿Cómo gestionan la decisión de con qué personas trabajar?

– Somos bastante asamblearios. Cuando tenemos una idea la ponemos sobre la mesa y hablamos de ello. A veces estamos enseguida de acuerdo y otras nos cuesta más trabajo. Al final, estoy bastante orgulloso de cómo nos enfrentamos a las situaciones, a los retos y siempre estamos contentos todos con las decisiones finales. Como el objetivo es común, que es sacar un buen disco, al remar en la buena dirección, aunque se haga algo que no estés convencido al cien por cien, pasa el tiempo y te das cuenta de que era lo mejor.

– ¿Qué diferencia vamos a encontrar en ‘The River and The Stone’ con el disco anterior?

– Creo que hemos tenido tiempo de rascar un poco más en las canciones y teníamos ganas de ver a donde podíamos llevarlas en comparación con lo anterior. Hemos llegado a un punto nuevo en nuestro sonido y nuestra forma de hacer temas, pero muy natural, sin forzarlo, ni querer dar un volantazo. Lo que nos sale natural, pero va un poco más allá, aunque al final, lo juzga el que lo escucha y a ver qué le parece.

– Tras haberlo escuchado, le diría que una primera impresión es que es un disco más espiritual, casi litúrgico a pesar de tener menos elementos y una cadencia más profunda. Suena con mayor peso.

– Me alegro que saques esa conclusión porque es la misma que saqué yo, no tanto al componerlo, como al escuchar el resultado final. Hay un punto más reflexivo en general, en todos los temas. Un poco más denso, pero denso bueno.

– No pesado

– ¡Exacto! Pero ojo, porque la línea es muy fina y creo que no la hemos cruzado. Puedes disfrutarlo y escucharlo sin pensar en nada, pero si quieres sumergirte más, también te da eso.

– Llegas a ‘Paranoid Fall’ y suena mucho más rockero, eléctrico, más que su perfil más propio de los 70. ¿Eso es un experimento?

– Totalmente. Ese tema entra porque una de nuestras características es que nos apetece hacer algo que no tiene nada que ver con nosotros, pero por otro lado tiene sentido. No sé si es una suerte o qué, pero mola no estar demasiado metido en un estilo en particular, sino que nos podemos permitir hacer este tipo de cambios siempre que sea algo que toquemos en el local y no nos suene raro. Que seamos nosotros. Fui muy pesado con este tema porque me encanta esa onda. Como a todos les veo cómodos, apreté para meter un riff muy hard rockero y como Nina es tan creíble al cantar, nos gusta tener ese tipo de canción. Ella misma dice; ¡no me puedo creer que este tema sea nuestro!

– Rompe la tónica general

– Me gusta que tenga el disco ese contrapunto de macarreo

– Hay canciones de seis y siete minutos al estilo Grateful Dead para estar un buen rato con el mismo sonido sobre el escenario. ¿Ha sido algo buscado?

– Al principio, con los dos primeros discos, no teníamos muy claro qué tipo de banda éramos, si te digo la verdad. Es algo que han perfilado los conciertos y en este álbum plasmamos un poco más lo que hacemos en directo. Si desarrollamos una canción y nos tomamos nuestro tiempo para hacerlo, hay muchas que se pueden ir hasta a diez minutos. En esta ocasión hemos decidido dejar esa estructura aunque se alargue. Sin miedo. Pensamos que está justificado y estamos tranquilos en ese sentido. Probablemente en el futuro habrá más.

– Pensar esto en una época en que las canciones tienen que llegar al estribillo a los 30 segundos y que puedas consumir rápido, ¿es ir a contracorriente?

– Es así y no pensamos hacerlo de otra manera. Ir a contracorriente es muy fácil. Si lo que se está haciendo es que suene a los 30, yo voy a hacer lo contrario. Es hacer lo mismo pero al revés. No intentamos que sea algo buscado, sino que hacemos la música que nos gusta a nosotros y así convencer a la gente que viene a vernos y compra los discos. A mí me parece un flipe tocar lo que nos gusta, sin límite de nada y que a la gente le guste y lo disfrute…Sacamos el primer single de 7 minutos cruzando los dedos y, al revés, la acogida fue super cariñosa.

«Tocar juntos durante mucho tiempo seguido crea una cosa que te fortalece, te hace de cuero»

– ¿Ese planteamiento lo da la seguridad de haber llegado hasta donde están?

– Yo creo que no. Es la misma filosofía cuando venían tres amigos a vernos a Majadahonda que ahora. Pero no por hacernos nada. Es que pensamos que a la gente que viene les mola eso. Que hagamos lo que nos parezca. Si no tenemos que cambiar nada, seguiremos igual. Si la gente se cansa, seguiremos haciéndolo y tocaremos de nuevo para cuatro amigos.

– Dice que aprendieron qué tipo de banda eran a base de directos. ¿Cree que esa es la parte más importante a la hora de curtir a una banda, más que el estudio y el proceso compositivo?

– No lo sé. Hay bandas de todos los colores. Mira, Steelly Dan hacía pocos conciertos y son una de las bandas más sofisticadas en el pop rock. Es verdad que tocar juntos durante mucho tiempo seguido crea una cosa que te fortalece, te hace de cuero. Y eso es de lo más bonito que tenemos. En nuestro caso, sí. No sé si a todo el mundo, pero a nosotros el directo nos ha llevado por la dirección y destino al que hemos terminado llegando.

– En ese camino hay una baja y la formación de la banda cambia al marcharse su bajista, Ovejero.

– Efectivamente, a finales de la gira pasada Ove ya lo tenía complicado para compaginar su labor con la banda, porque no le daba el cuerpo para hacer todo. Como Alejandro Climent, Boli, venía con nosotros de backliner y se venía con nosotros, lo que fue un lujo, se ofreció y… blanco y en botella. Si a él le parece bien tocar con nosotros, nosotros encantados. Ya habíamos hecho familia durante la gira, estábamos muy a gusto. Grabó el disco, hicimos la preproducción con él, hizo unos bajos increíbles y mientras tenga libre, vendrá con nosotros. Es de esas cosas que tienen sentido. El primer día que tocó con nosotros en Vigo venía de estar tocando en el Royal Albert Hall con Fito el fin de semana anterior.

– Nos permite hacer un hilo, porque Boli ha tocado con Quique González, con quien han colaborado y también con Fito, con quien ahora saldrán de gira. ¿Es la primera vez que acompañan a otra banda?

– Sí, es la primera vez que vamos abriendo para alguien. Se habló hace tiempo de la posibilidad de hacerlo. Fito venía a vernos a Bilbao y alguna vez nos comentó que teníamos que girar juntos y cuando ya se materializó, nos pareció muy buena idea. Podemos, además, ver una gira así desde dentro, lo cual es un lujo y básicamente, casi todo lo que hacemos es por vivir experiencias increíbles.

– ¿Sus fechas irán en paralelo a las de Fito o habrá otra gira de presentación aparte?

– Vamos a hacer de aquí a marzo nuestra gira de presentación, en marzo empieza la de Fito, que hay que esperar como va el tema de aforos y demás, lo que dure y después volveremos a lo nuestro.

– ¿Hay algún río real en el que se inspire este título?

– Es más una imagen, pero al final sí, creo que una imagen sencilla que refleja dónde estamos todos, de intentar luchar contra las circunstancias, porque mejor ejemplo del 2020 no hay de lo que quieres hacer y lo que las circunstancias te permiten o no llevar a la realidad.

– Transmite transparencia el resultado

– Al final hacerlo de otra manera sería difícil. Somos amigos y es mantener esa filosofía de gozar haciendo una cosa que nos gusta.

– ¿Durante el tiempo de aislamiento han estado trabajando o han huído de la música?

– Desde junio de 2020 a hoy que hicimos la mudanza y nos fuimos a una casa en la sierra a vivir de lunes a viernes, han sido 24 horas pensando en esto.

– Es casi un internado

– Por eso decía, tenía tantas ganas de que saliera, no necesariamente por ver qué opina la gente, sino por verlo hecho. Ha sido totalmente intensivo a la hora de hacerlo, de grabarlo y estar contentos con el resultado, el diseño, el videoclip…Son 24 horas 7 días a la semana de pensar solo en esto. Bendito sea, pero ahora sí que me apetece pensar en otras cosas.

– Han estado casi como Fernando Simón, centrados durante meses en un mismo tema

– Si me encuentro a Fernando Simón le diré: ¡te entiendo!

– Han pasado casi diez años desde que se juntaron para hacer música con amigos. Al ser casi una cifra redonda, ¿qué balance hacen de esta etapa?

– Increíble. Un sueño hecho realidad. Todo lo que pensáramos es poco. Una de las cosas buenas de no esperar nada es que todo lo que viene es bueno. Si tocamos para pasarlo bien, y todo lo demás viene dado, qué mejor. Si podemos hacerlo al nivel que estamos ahora dedicando todo nuestro esfuerzo y pasión, al cien por cien en esto, es un pasote.


Canción actual

Título

Artista

Background
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! Te damos la bienvenida a Manantial Stereo 99.5 FM. Es un placer saludarte ¿Cuéntanos como podemos ayudarte?